Déjate ayudar

Motivos por los que acudir a una academia de idiomas

Existen numerosos motivos por los que acudir a una academia de idiomas. Y es que las lenguas o idiomas son una parte clave de nuestra cultura moderna, ya que nos ayudan a ampliar los conocimientos e interactuar con personas de otras partes del mundo. Te abre un gran abanico de oportunidades y te asegura éxito a largo plazo. El aprendizaje de otros idiomas te proporciona una gran cantidad de beneficios.

Motivos por los que acudir a una academia de idiomas

Hasta aquí, todos de acuerdo, pero ¿qué buscas realmente cuando te diriges a una academia de idiomas?

 

Si eres padre o madre de un niño o adolescente, te preocupa que aprenda y que saque buenas notas en clase. Si eres universitario, seguramente necesitarás una titulación oficial con la que poder solicitar una beca o acceder a un puesto de trabajo. Y si no perteneces a ninguno de estos perfiles, entonces necesitas mejorar el idioma, para temas personales, para mejorar o cambiar de trabajo, viajar, etc.

 

Veamos los diferentes motivos por los que acudir a una academia de idiomas

 

Si eres padre o madre de un niño o adolescente, muchas veces vamos a una academia de idiomas cuando el niño o niña ha comenzado a bajar sus notas e incluso a suspender. Es necesario entender, que aprender un idioma es un proceso lento, igual que cuando aprendemos nuestra lengua materna. No hay soluciones mágicas, pero si existe constancia, conseguiremos el objetivo marcado. Es importante recordar que el aprendizaje de los más pequeños comienza desde su infancia.

 

En el caso de los alumnos que necesitan un título “ya”, que suele ser lo más habitual, es necesario saber que mínimo necesitaremos una media de 80 horas de formación para obtener la preparación deseada, por su puesto, partiendo siempre de unos conocimientos. A menudo, nos encontramos con alumnos con muchas ganas, pero con poco tiempo. Preparar un examen oficial, requiere de tiempo y esfuerzo por parte del alumno. Con estas dos premisas el aprobado lo tienes asegurado.

 

Y si eres de los alumnos que necesitan el idioma para mejorar su CV, para viajar o por placer, el requisito vuelve a ser el mismo, constancia. Estudiar una media de dos horas semanales, si no tienes mucho tiempo, es perfecto para avanzar en el idioma. Lo ideal es aprender un mínimo de 1.500 palabras y/o expresiones al año. Para que te hagas una idea un alumno avanzado puede manejar una media de 7.500 palabras y un principiante, unas 2.000.

 

Idiomatizate es una academia de idiomas en Alcalá de Henares donde llevamos 10 años ayudando a alumnos a conseguir su objetivo. Tengas la necesidad que tengas, encontraremos la formación adecuada para ti. Sin fórmulas mágicas, sin atajos, enseñamos un idioma para poder comunicarnos de verdad.

 

Desde clases semanales, cursos intensivos, preparación de exámenes, clases para mejorar la comunicación, clases personales, tengas la edad que tengas, tenemos la solución para ti. Elige modalidad, presencial, virtual o la combinación de ambas.

 

Y no dejes de seguirnos en las redes sociales para estar al día de nuestras ofertas y novedades.

Artículos relacionados

False friends

Los false friends son un fenómeno del inglés, a menudo, entre idiomas, hay algunas palabras que suenan y/o se escriben de manera similar, pero cuyos significados difieren de manera considerable. Este fenómeno también está presentes en español. Son la razón de por qué muchos ingleses dicen «Estoy embarazado» al hablar en español, en lugar de [...]

Listening tips

Es momento de hablar del Listening. Hasta ahora hemos visto algunos consejos para enfrentarnos a las diferentes partes de los exámenes oficiales de inglés, concretamente el Speaking y el Reading. Veamos algunos consejos para mejorar la parte del Listening. Esta parte del examen tiene una duración de unos 40 minutos. Supone el 20% de la [...]

Phrasal verbs

Los «phrasal verbs» son construcciones características del inglés y que se forman con un verbo y una preposición y/o un adverbio. Suelen utilizarse en contextos más informales, ya que todos ellos tienen un equivalente verbal. Dependiendo de la partícula que sigue al verbo, el significado puede diferir considerablemente del verbo original. Por ejemplo, la palabra [...]

×